Primer Aniversario

¡Cumplimos 1 año! Es el día, 22 de marzo, puede ser el día del agua, el inicio de la primavera o un viernes cualquiera, pero para nosotros, en este 2019, hemos logrado una vuelta al sol desde nuestro registro en el 2018.
Todo el proceso comenzó en noviembre del 2018. Habíamos pensado de qué forma podíamos asumir una postura legal y formal en la Cátedra de Oboe en Barquisimeto, viendo que estábamos a la deriva, cerca de una posible extinción. 

Podíamos ser una sociedad civil, o profesores contratados, pero ninguna era suficiente. La necesidad, que todavía persiste, es tanta que no podemos quedarnos sentados esperando que lleguen los súper héroes a salvarnos. En este caso, nosotros tendríamos que convertirnos en ellos. Una Fundación, organización sin fines de lucro, ¿cómo funciona eso? Es lo que pensaba, nunca antes entendí de qué se trataba, qué hacen, cómo lo hacen. ¿Y me toca a mi hacerlo? ¿Cómo empezamos? ¿Cómo es un acta constitutiva?

El 3 de octubre, lo recuerdo muy bien, nos sentamos en la mesa mi papá  (es la fecha de su cumpleaños) y yo a escribir lo que sería el acta constitutiva, con nuestros objetivos, la organización y estructura jurídica. Con ayuda de nuestro gran amigo Google nos guiamos por otras actas, y así lo hicimos. Luego de pensar muchísimo, nos dimos el tiempo de soñar, una oportunidad que no hemos dejado de tener presente en cada paso, indispensable para crear.

¿Saben lo que es difícil? Empezar de 0. Antes de ese día, yo había investigado organizaciones e instituciones venezolanas, recorrí sitios del Sistema de orquestas FUNDAMUSICAL, del Conservatorio VES, y muchas otras. De igual manera, alguna cátedra libre u organizada, pero lamentablemente allí no podía encontrar lo que buscaba. Lo que quería era «copiar y pegar», pero así no funciona, y gracias a Dios no fue así. De manera muy básica nos guiamos por un acta de una fundación de un Colegio de Ingenieros.

Entre sueños, aspiraciones, necesidades, y exigencias con nosotros mismos, hicimos un borrador, que sin dudar pasó por lo menos 20 veces por revisión de amigos, familia, abogados queridos y cercanos. Muchas veces caminé hasta el registro para llevar y traer las copias, mal impresas, con problemas de sangría, márgenes, letra, espacios, comas, entre mil cosas que había que corregir, revisar, imprimir y volver a llevar, esperando una respuesta de «3 a 5 días» para luego volver a iniciar el proceso.
No fue fácil, pero cada esfuerzo, cada sueño, cada momento de imaginar algo distinto que pudiera ayudarnos a generar más oportunidades era mágico, preciado e importantísimo, tanto que ahora me doy cuenta de la importancia de crear con todo el corazón, poniendo todo, hasta lo que no sabias que tenías. 

Es un recuerdo. Hablar de toda la experiencia un año después y ver en retrospectiva te hace sentir más grande, con experiencia y llena de aprendizaje. En pocas palabras: viva. Fueron varios procesos como ese al comienzo, sin saber al principio qué pie iba primero, y mucho menos cuál después, pero luego de encontrar el valor de dar ese primer paso, la caminata era más rápida, avanza con fluidez y te das cuenta de que no estás solo.

La intención de cada paso es única, con su esencia. Has puesto tantas ganas en él, que no te das cuenta del tiempo que ha pasado. Y como has disfrutado, no te importa hacerlo mil veces más. 

Doy gracias por darme esta oportunidad tan increíble de aprender muchísimo, de tantas cosas distintas y personas indicadas.

Espero que así como hemos podido crear la Fundación, podamos seguir creando, lo que siempre decimos, «Creemos nuevos mundos con música».

Virginia Moreno

Presidente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *