Skip to content

Partitura Concierto para Oboe – Mozart – Orquesta y Piano Acompañamiento

Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Ayudanos a llegar a más

Queremos hacer tu estudio más fácil con acceso a gran cantidad de información sobre el Concierto para Oboe de Mozart K.314
  • Nivel de Dificultad: avanzado
  • Duración Promedio: 20 min
  • Compositor: Mozart
  • Forma: Concierto
  • Tonalidad: Do Mayor
  • Instrumento: Oboe solista, orquesta o piano acompañante
  • Período: Clásico

Escucha Versiones

Heinz Holliger · Jesus Lopez Cobos · Orquesta de Cámara de Lausana

Albrecht Mayer · Claudio Abbado · Orquesta de Cámara Mahler

Douglas Boyd · Paavo Berglund · Orquesta de Cámara de Europa

Acompañamiento Orquestal

Acompañamiento Piano

Historia

El Concierto original fue compuesto en Salzburgo 1777, en Do mayor para oboe y orquesta.

Hoy podemos analizar su historia gracias a las cartas de la familia Mozart.

El primero de abril de 1777, el príncipe-arzobispo de Salzburgo firmó una orden de contrato al oboísta Giuseppe Ferlendis (1755-1802) para servir en la Orquesta Real.

La primera referencia conocida de un Concierto para Oboe de Mozart aparece en una carta escrita por su padre Leopold el 15 de octubre de 1777 “Y si tu tienes una copia de tu concierto de oboe, Perwein (oboísta de la casa Oettingen-Wallerstein) podría hacerte ganar dinero honradamente en Wallerstein.” …

Durante este periodo, las cartas muestran que Mozart y su madre contaban con muy poco dinero, por lo que se vieron obligados a buscar alojamientos y comidas gratis o económicas, además Leopold Mozart había acumulado varias deudas para apoyar el viaje de su hijo.

Mozart conoció y mantuvo estrecha relación con dos de los músicos de la orquesta en la corte de Mannheim: el oboísta Friedrich Ramm (1744-1811), y el flautista Juan Bautista Wendling (c. 1720-1797). con quien almorzaba casi diariamente en compañía de su esposa Dorothea (soprano).

El 18 de diciembre, Maria Anna Mozart (madre) relató a su esposo acerca de la amabilidad mostrada por el señor Wendling, “que quiere a Wolfgang como a su propio hijo.”

Mozart ayudó a Wendling orquestando uno de sus conciertos para flauta K.284e (perdido), escribió una canción francesa para su hija Gustl (“Oiseaux, si tous les ans,” K. 307) y un aria para Dorothea (“Dans un bois solitaire,” K. 308).

Wendling tenía un acaudalado estudiante holandés llamado Ferdinand de Jean, quien quedó fascinado con las obras de Mozart, por lo que le ofreció 200 florines a cambio de una comisión de tres conciertos y un par de cuartetos para flauta. Sin duda, Wendling ayudó a asegurar la comisión.

Mozart se encontraba ocupado, no componía de forma regular, lo que resultó en una demora en la comisión para De Jean; para finales de diciembre tan sólo había concluido un cuarteto y un concierto (el Cuarteto para Flauta No. 1 K.285 y el Concierto para Flauta en Sol mayor, K.313.) El 14 de febrero de 1778 menciona en una carta a su padre: “Tú sabes que me siento agotado cuando me obligan a escribir para un instrumento que no puedo soportar.”

Cuando entregó a De Jean 3 cuartetos (K.285, K.285a y K.285b) y dos conciertos para flauta (K.313 y K.314), tan sólo recibió 96 florines de los 200 que le habían prometido, por lo que decidió transcribir a Re mayor el Concierto para Oboe en Do mayor compuesto para Ferlendis, elaborando unos pequeños ajustes. Al ser un arreglo, no una composición original, De Jean lo rechazó.

Análisis musical

Tres movimientos:

  • I. Allegro aperto.
  • II. Adagio non troppo.
  • III. Rondó: Allegretto.

El primer movimiento del Concierto puede ser descrito como una forma sonata de doble exposición. Se presenta el primer y segundo tema en la tonalidad principal, expuesta por la orquesta, en términos de la armonía esta sección no se aleja de la tónica. Seguidamente, aparece la exposición solista, donde se presentan ambos temas de nuevo, pero esta vez el primer tema en la tónica y luego se aproxima a la dominante, para presentar el segundo tema en la tonalidad de conflicto.

El solista responde al primer motivo esencial con una agitada escala ascendente que invierte la dirección del compás anterior. Velózmente se engancha en un Do agudo y proporciona un pedal para el primer tema que aparece nuevamente en los violines, aquí inicia la exposición del solista. Finaliza esta primera frase en el c 47, luego de un pasaje virtuoso en donde grupos de semicorcheas de manera enérgica aparecen a manera de rebote.” …

Controversias

El Concierto para Oboe permaneció desaparecido hasta 1920. Solo se conoció la versión para flauta, aún siendo una trasposición.

Fué Bernhard Paumgartner quién descubrió en Salzburgo, unas partes orquestales antiguas y una parte para oboe solo en Do mayor.

Mozart escogía las tonalidades de sus obras musicales con relación a la teoría de los afectos.  Cuthbert Girdlestone, nos comenta sobre esto en “Mozart and His Piano Concertos”: “La tonalidad de Re mayor, usada en muchas ocasiones por Mozart, es la tonalidad favorita para oberturas y piezas ocasionales en la música galante. Su majestuosidad no tiene la rigidez marcial de una composición en Do mayor, capaz de alcanzar la expresión del heroísmo y que fácilmente pasa por alto el virtuosismo.”

La tonalidad de Do Mayor es comoda para el oboísta, por otro lado Re Mayor, le garantizaría al flautista, además de comodidad, virtuosismo, cosa que añadió con pasajes espefícios.

Extraímos gran información de trabajos de investigación y portales online, descubre más aquí.

El Concierto para oboe y orquesta de Mozart (K.314) es la pieza más conocida del repertorio clásico, sus líneas líricas y virtuosas hacen que su interpretación sea compleja y transparente tanto en sonido como en articulación. Es una de las piezas frecuentes en solos de concursos y audiciones.

Share on facebook
Share on telegram
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Ayudanos a llegar a más

Ayudanos a crear un mundo mejor con música